La narrativa de la Presidencia de Trump ha sido muy agresiva en contra de los males imaginados que acechan a Estados Unidos desde la muy particular visión nativista y proteccionista de este personaje; así lo confirma a través de las posiciones que han asumido sus negociadores en las rondas de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La narrativa del proteccionismo usa como evidencia los “vastos déficits comerciales con México y China” que, de acuerdo con sus propias palabras, causan pérdidas para EU y su posición hegemónica en el mundo. Así lo han manifestado también sus representantes en las recientes rondas del TLCAN, incluyendo la visión de eliminar males como la manipulación de la moneda para crear competitividad exportadora artificial.

La manipulación cambiaria de monedas, como el yuan de China frente al dólar, causa movimientos en las balanzas comerciales. En la medida en que una moneda como el yuan es más barata frente al dólar, las exportaciones de ese país tienen un impulso, haciendo así más competitivos los bienes y servicios al ser éstos más baratos para los compradores extranjeros. Lo interesante de todo ello es que justamente los negociadores del TLCAN de EU han manifestado su intención de incluir artículos en el texto del nuevo TLCAN sobre este tipo de manipulación y tienen una especial dedicatoria para México. Nada más alejado de la realidad de un vecino que tiene un Banco Central autónomo (Banco de México), una libre flotación del peso frente al dólar e instituciones financieras e indicadores macroeconómicos sólidos.

Como si fuese una transferencia sicológica del odio de Trump a China, éste lo manifiesta ahora con México con una provisión que a todas luces es ridícula para su posición negociadora. En todo caso, un verdadero manipulador de moneda es China. Sin embargo, aún allí pueden existir dudas, ya que el valor del yuan ha estado subiendo en recientes fechas. Veamos: China es ahora el mayor tenedor de bonos del tesoro de EU, lo que asciende a un millón de millones de dólares a junio de este año.

Adicional a ello, el gobierno chino ha restringido las inversiones de empresas de ese país en bienes en el extranjero, intentando así evitar la salida de capitales. Esto ha fortalecido al yuan frente al dólar. El Banco central de ese país y su economía son totalmente dirigidos bajo los preceptos del capitalismo de Estado, por el propio gobierno Chino. Empresas que van desde servicios de tecnología hasta seguros tienen participación de alguna forma u otra del Estado.

Sin embargo, la hipocresía de Trump y su nacionalismo es enorme. No obstante las recientes dudas de si China manipula su moneda hacia abajo, lo cierto es que cuando le conviene lo hace. Trump no ha querido tocar ni con el pétalo de una rosa a un poder tan grande como China. El caballo de Troya que significa la interdependencia entre estos países e incluso la deuda de EU (con bonos de tesoro) han apaciguado al emperador naranja y transferido su odio hacia México.


Language:   /