Como es costumbre, esta semana en el Congreso —la última semana del periodo ordinario de sesiones— se apresura la discusión de varios dictámenes que han estado rezagados durante el periodo, de acuerdo con la coyuntura política del momento. En esta ocasión todo indica que el tema de moda es la protección de los derechos de los usuarios de aviación civil. No sólo me refiero a las modificaciones a la ley en materia de derechos de usuarios, sino también a un tema que seguramente pasó desapercibido, pero que definirá el futuro de una industria naciente y que tendrá gran impacto en el futuro.

La semana pasada la Comisión de Transportes de la Cámara de Diputados dictaminó una iniciativa del Congreso de Jalisco que pretende modificar las leyes relativas a la aviación civil a efecto de regular los llamados drones o aeronaves pilotadas a distancia. Con una mala técnica legislativa, se buscó definir y regular las actividades de los drones a través de modificaciones a la Ley de Aviación Civil, sin tomar en cuenta las definiciones que están en discusión en el seno de los organismos internacionales como la OACI u órganos reguladores como la Federal Aviation Administration de EU.

La tecnología de los drones inició principalmente con usos militares. Estados Unidos y su industria de defensa crearon impresionantes dispositivos militares que son capaces de obtener inteligencia a kilómetros de altura, bombardear objetivos y llevar actividades encubiertas. Sin embargo, ahora cualquiera puede comprar un aparato —menos sofisticado, claro— a precios muy accesibles e impresionantes capacidades que permiten realizar actividades de uso civil como topografía, fotografía aérea y cinematografía. Incluso se habla ya de usos comerciales por parte de empresas como Amazon, Fedex y DHL para la entrega de paquetería el mismo día.

Surgen varias preguntas: ¿Es necesario regular esta actividad e industria a través de leyes que en el futuro no podrán reformarse al ritmo del rápido desarrollo de la tecnología?, ¿no habría que esperar a las determinaciones de los organismos internacionales encargados de la regulación de la aviación civil?, ¿es necesario regular los drones?

Como cualquier actividad que puede interferir en derechos de terceros y generar peligros para otras industrias asociadas, es importante regular los drones. En México, la Dirección General de Aviación Civil emitió el año pasado una circular obligatoria en la que precisamente norma esta actividad. Sin embargo, de acuerdo con especialistas en la materia, como Natalia Deschamps (http://bit.ly/2oJOSIH), una circular no tiene la fuerza normativa para obligar a particulares y por ello es necesario legislar.

No concuerdo. Al final es un problema de si viene primero el huevo o la gallina; o se permite desarrollar la tecnología y luego se legisla o, se legisla y —con las restricciones legales—, se “permite” el desarrollo de la industria. Creo que es necesario primero permitir el desarrollo de la tecnología; legislar en la materia, como ahora lo pretende el Congreso de la Unión, es trabar una industria naciente a las limitaciones de legislación que se volverá obsoleta en pocos años.


Language:   /