Tesla, la compañía de autos eléctricos, anunció que buscará en los mercados de capital alrededor de mil 500 millones de dólares para poder fondear su expansión y cumplir con la promesa de sacar a tiempo su modelo 3. Se trata de un modelo mucho más accesible para los consumidores promedio y costará alrededor de 35 mil dólares cada uno. Sin embargo, mucho se habla en los mercados sobre la emisión de deuda de esta empresa a través de los llamados bonos basura (junk bonds) en un momento en el que no está generando ingresos. En su más reciente trimestre, perdió 336 millones de dólares, por lo que muchos se preguntan si este modelo de negocios será factible.

La compañía fue fundada hace alrededor de 15 años, pero a la fecha no ha tenido ingresos, por lo que depende en gran medida en la emisión de deuda y de los mercados de capital. Lo curioso de todo ello es que en el mercado de valores de Nueva York, la compañía vale más que sus principales competidores tradicionales como Ford o General Motors. Su capitalización de mercado ha crecido más de 1000% en los últimos cinco años para llegar a 59 mil millones de dólares.

Los inversionistas buscan no sólo altos rendimientos con este tipo de instrumentos (y por ende mayor riesgo), sino que también hay un efecto de aglomeración (crowding-in) hacia empresas tecnológicas de moda, pero que no necesariamente han probado sus modelos de negocio.

Netflix y Disney

Disney anunció que retiraría sus contenidos de Netflix. Esta última gasta miles de millones de dólares al año para obtener contenido de grandes generadores como Disney y para producir sus propios contenidos. En los últimos tres años, Netflix ha tenido un flujo de efectivo negativo, principalmente por los altos costos de compra de estos contenidos; entre ellos, los de Disney. Ahora Disney anunció que usará su propia plataforma en línea para sus contenidos, lo que seguramente significa que ambas no llegaron a un arreglo satisfactorio y Disney apuesta a su propia plataforma. Lo que es cierto es que se fragmentarán más las plataformas online.

Frecuencias

Hablando de insumos esenciales para la industria de telecomunicaciones móviles, ayer se publicó en la página del IFT la convocatoria para recibir opiniones del proyecto de las bases de licitación de la banda de 2.5 GHz para servicios móviles a nivel nacional. Mucho se había hablado en distintos medios sobre la posibilidad de que a Telcel no se le permitiría participar en el proceso de licitación, ya que había comprado una importante porción de 60 MHz del espectro en esa banda a MVS Comunicaciones.

egún las prebases, Telcel —quien ahora es el principal tenedor de espectro a nivel nacional, con un total de 177 MHz— se vería limitado en la primera fase de la licitación, en caso de que no hubiera suficiente demanda de espectro en esa etapa por parte de otros operadores. En caso de que el proceso llegue a una segunda fase, Telcel podría participar para obtener más espectro, así que en cierta medida, el IFT diseñó una especie de justo medio para satisfacer a los críticos, pero también dándole a Telcel la posibilidad de participar.


Language:   /